Casi un siglo de dedicación

Una exposición viviente

Una pasión colectiva por el mundo natural

En el Jardín Botánico de Santa Bárbara nos hemos mantenido fieles a nuestro principio fundacional: conservar las plantas y los hábitats autóctonos para el bienestar de las personas y de nuestro planeta. Hemos recorrido este camino desde nuestros humildes pero visionarios comienzos hasta nuestras colaboraciones de primera clase con científicos y arquitectos de la época, y a través de la destrucción y el renacimiento de los incendios forestales. El viaje del Jardín está en marcha.   

Orígenes de
el jardín

1925

La Institución Carnegie sugirió una empresa de cooperación con el Museo de Historia Natural de Santa Bárbara para administrar lo que preveía como un jardín botánico "que llegara desde el mar hasta la cima de las montañas, conectado por un camino bordeado de árboles, arbustos y flores de todas las partes de la tierra".* El Dr. Frederic Clements, ecologista de plantas, llegó a Santa Bárbara como representante de Carnegie en busca de lugares geográficos que pudieran utilizarse para la investigación experimental de plantas.


1926

La filántropa local Anna Dorinda Blaksley Bliss compró 13 acres (5 hectáreas) en el Cañón de la Misión con la petición de que se convirtiera en un jardín botánico en memoria de su padre, Henry Blaksley. Al mismo tiempo, Bliss creó un fondo de dotación para ocuparse del mantenimiento. El jardín recibió el nombre de Blaksley Botanic Garden, en honor al padre de la fundadora, y se eligió al Dr. Elmer J. Bissell como primer director.   


1926 - 1932

Con la importante dotación que Bliss dio al jardín, seguida de la posterior donación de 11 acres (45 hectáreas) en 1932, se sentaron las bases para los primeros 10 años de funcionamiento del Jardín Botánico de Blaksley.  

La cabaña del cuidador, una casa prefabricada encargada a Sears, Roebuck and Co., se construyó cerca del emplazamiento de la actual Biblioteca Blaksley. En 1941 se trasladó por encima de un gran peñasco (ya desaparecido) a su ubicación actual. 


1936 

En 1936, el énfasis del Jardín se había reducido a las plantas nativas del estado de California, e incluía el noroeste de Baja California, México y el suroeste de Oregón, que forman parte de la Provincia Florística de California. 

El objetivo de los fundadores era crear un jardín que "aunara lo estético, lo educativo y lo científico "*. Basado en los conceptos desarrollados por Clements, el jardín se dispuso originalmente en varias comunidades vegetales, como el chaparral, el desierto y la pradera, con énfasis en las plantas de la vertiente del Pacífico de Norteamérica. También se expusieron agrupaciones experimentales de géneros significativos como la lila de California(Ceanothus spp.) y el trigo sarraceno(Eriogonum spp.) para la investigación hortícola y para educar al público. 


1938 

Se iniciaron conversaciones entre Beatrix Farrand y Lockwood de Forest Jr. sobre la disposición y el diseño del jardín.  


1939 

El Jardín se constituyó como una organización independiente del Museo de Historia Natural de Santa Bárbara y pasó a llamarse Jardín Botánico de Santa Bárbara.


1940's

El Sendero Pritchett se desarrolló en 1940 entre la vegetación del chaparral y proporcionó acceso a las laderas boscosas al oeste de la Sección del Cañón. Al año siguiente, se creó el Sendero Campbell con el rústico Puente Campbell. Este sendero unía los bosques de robles(Quercus spp.) del lado oeste del arroyo Mission con la parte central del jardín. 

En 1942 se construyó la Biblioteca Blaksley. Fue diseñada por Lutah Maria Riggs con Farrand como asesor.  


1950

La Dra. Katherine Muller comenzó como directora del Jardín, iniciando un periodo de 23 años de crecimiento e investigación en el mismo.

Historia
de la investigación

La investigación en el Jardín Botánico de Santa Bárbara tiene sus raíces en nuestro primer director, el Dr. Frederic E. Clements. Clements concibió el Jardín como el primero de una serie de lugares de plantación que iban desde la orilla del mar hasta la cima de las montañas de Santa Ynez y que podrían utilizarse para investigar las adaptaciones de las plantas. Aunque la visión de Clements nunca llegó a realizarse del todo, la investigación científica ha sido parte integrante de la identidad del Jardín desde sus inicios.


Dr. Maunsell Van Rensselaer

Nuestro primer director a tiempo completo, el Dr. Maunsell Van Rensselaer (director entre 1936 y 1950), fomentó enérgicamente la investigación de los estudiantes universitarios y muchos de ellos participaron en proyectos de investigación dirigidos por el personal del Jardín y los investigadores asociados. Varios de esos estudiantes universitarios siguieron sus experiencias en el Jardín con una vida dedicada a la investigación botánica.

Clif Smith(A Flora of the Santa Barbara Region) y el Dr. John M. Tucker, eminente sistematizador de robles de la UC Davis, comenzaron sus carreras como investigadores universitarios en el Jardín Botánico de Santa Bárbara. El Dr. Reid Moran, que estudió el género Dudleya y posteriormente la flora de Baja California, también comenzó su carrera en el Jardín.


Años 60 y 70

Durante la década de 1960, la investigación del Jardín se amplió para incluir la exploración formal de las plantas de las Islas del Canal por parte de Jim Blakely, el análisis de los climas pasados en el laboratorio de anillos de árboles de Harold Gladwin, y los estudios citogenéticos de los pastos de bromo por parte de la doctora Marta Walters.

En 1967, el entonces director Ralph Philbrick, Ph.D., convocó el primer simposio sobre la biología de las islas de California, y preparó una publicación de las actas; esto dio inicio a una tradición que sigue vigente con el 11º Simposio de las Islas de California en 2022. La exploración botánica en las islas se amplió enormemente con la incorporación de Steve Junak como conservador del herbario en 1976, y la investigación exhaustiva sobre la botánica de las islas, las plantas raras y la vegetación ha continuado hasta hoy.


Conservación de plantas raras

Con la incorporación del doctor Dieter Wilken en 1993, el trabajo botánico del Jardín se amplió para incluir la conservación de plantas raras tanto en las islas como en el continente y, en 1996, el Jardín se convirtió en miembro del Centro nacional para la Conservación de Plantas.

A principios de la década de 1990, el doctor Sherwin Carlquist se incorporó al Jardín como investigador asociado y, desde entonces, ha publicado prolíficamente sobre la anatomía de la madera y la biología de las islas. A Carlquist se le unió en muchos estudios el doctor Ed Schneider, director del Jardín desde 1992 hasta 2010. Charis Bratt añadió su experiencia en líquenes a finales de la década de 1990 y se le unió la doctora Shirley Tucker en 2003.


La investigación de los últimos tiempos

En 2012, los esfuerzos de investigación y conservación del Jardín se ampliaron para incluir la ecología comunitaria con la incorporación de la doctora Denise Knapp, Directora de Conservación e Investigación, que se centra en las interacciones planta-insecto y las redes de polinizadores.

Poco después, el doctor Matt Guilliams se convirtió en conservador del herbario y sistemático de plantas de Tucker, y estableció el primer laboratorio molecular del Jardín para la investigación genética taxonómica, evolutiva y de conservación. El Departamento de Conservación e Investigación ha crecido rápidamente desde entonces, con la incorporación de Heather Schneider, Ph.D. como la primera bióloga de plantas raras a tiempo completo del Jardín en 2016, Kristen Hasenstab-Lehman, Ph.D. como genetista de conservación en 2017, Rikke Naesborg, y Ph.D. como liquenólogo de Tucker en 2019.

Este equipo diverso trabaja para comprender, proteger y restaurar las plantas, líquenes y hábitats nativos de California, desde el nivel de los genes hasta los ecosistemas de la Costa Central, las Islas del Canal y toda California.

Cortometraje

Historia del jardín

El primer jardín botánico del país dedicado exclusivamente a las plantas autóctonas se ha mantenido a la vanguardia de la horticultura desde entonces. Este vídeo recorre la semilla del sueño del Jardín desde su fundación en 1926 hasta 2014. Une los pilares originales -iluminados por nuestros visionarios pioneros- de la educación, la conservación y la investigación, todo ello en un entorno de jardín hermoso y naturalista. 

Seguir leyendo
"Un jardín para siempre:
El Jardín Botánico de Santa Bárbara 1926-2005"

Lea más sobre la rica historia del Jardín en "A Garden for All Time: The Santa Barbara Botanic Garden 1926-2005", de Mary Carroll, en Noticias (invierno 2004/primavera 2005), publicado por la Sociedad Histórica de Santa Bárbara.